Ruta Cartagena – Los Pirineos – Etapa 1

Ruta Cartagena – Los Pirineos – Etapa 1

Acababa de estrenar la VStrom 1000 al comienzo del verano de 2018 y tenía la necesidad imperiosa de probarla en condiciones. De ver hasta dónde podía llevarme esta gran moto. 

Para colmo, en el blog de motos Marín, acababan de publicar el viaje a los Pirineos de Charly, de Elche, cliente de motos Marín con todos los detalles de la ruta que había seguido. Así que ya teníamos en la mente todos los condicionantes que propiciaron este gran viaje. Sólo nos faltaba una cosa, tiempo.

El tiempo, por desgracia, es un bien del que no siempre podemos disfrutar para nuestras actividades de ocio y ese verano solo pude extraer cinco días, de martes a sábado, para realizar este viaje. La meta, por supuesto era recorrer un trocito de los Pirineos y el objetivo se cumplió. Eso sí, no puedo negar que al viaje le faltaron días para haberme tomado las cosas con mas calma.

Con todo preparado, maletas cargadas y las ganas de disfrutar nos pusimos en marcha el martes temprano. Aquí van detalladas cada una de las cinco etapas de este viaje.

Al configurar la ruta tenía claro que iba a evitar, en la medida de lo posible, toda autovía que me encontrara por el camino e intentaría circular por carreteras secundarias donde hubieran buenos paisajes con los que disfrutar.

También quería evitar pernoctar en grandes ciudades así que, como en la primera jornada quería llegar hasta Teruel buscamos alojamiento en Villel, un pueblo pequeño a unos pocos kilómetros de Teruel.

El recorrido pasaría por Yecla, Almansa, Cofrentes, Requena, Utiel y finalmente Villel, recorriendo para ello la N-344 y la N-330. Aproximadamente unos 360km.

Hasta Almansa prácticamente el recorrido es bastante aburrido ya que no nos quedó otra opción que tomar autovía.

A partir de Almansa, ya por la N-330, el camino empieza a tornarse más ameno y entretenido hasta que llegas a la zona de Cofrentes donde te vas a encontrar dos paisajes tan opuestos como realmente impresionantes, la centrar nuclear y el paso sobre el río Cabriel que se une, unos kilómetros más adelante con el río Júcar. 

No me cabe duda que no me haba estudiado lo suficiente mi ruta y por ello, cuando llegando a Cofrentes nos encontrarnos de golpe con dos enormes chimeneas humeantes similares a las de la central nuclear de los Simpson sobre un paisaje rodeado de naturaleza, nos dejó impactados dado que no esperábamos pasar tan cerca de una central nuclear.

La central nuclear de Cofrentes está situada a dos kilómetros del pueblo de Cofrentes, en la provincia de Valencia, en la margen derecha del río Júcar, muy cerca del embalse de Embarcaderos que sirve como fuente de refrigeración para la central.

No solo estábamos atravesando una estampa impresionante sino que, además, el asfalto se había vuelto impecable, entiendo que por la propia central nuclear, y nos iba a deparar una zona de curvas con la que la moto, piloto y acompañante íbamos a empezar a disfrutar de la moto como no lo habíamos hecho hasta ese momento.

La carretera continúa sin necesidad de atravesar el pueblo de Cofrentes hasta pasar sobre el río Cabriel dejando a su derecha la estampa de la central nuclear al fondo y el pueblo a su izquierda con su castillo capitaneando el pueblo.

Cofrentes no lo visitamos, pues no disponíamos de tiempo para ello, pero te dejo el enlace al blog “los viajes de Carol” donde da un buen detalle sobre lo que puedes hacer o visitar en el pueblo. 

Continuamos la ruta hasta Requena donde paramos a desayunar algo y a reponer fuerzas.

De Requena a Villel la N-330 nos iba a deleitar con otro de sus mejores tramos rodando junto al río Turia lleno de frondosa vegetación. 

 

Los que vivimos al sur de España estamos acostumbrados, por desgracia, a paisajes más secos, en ocasiones, desérticos, donde el agua es un bien muy escaso. Así que circular por estos paisajes nos transporta a un mundo de olores y sensaciones a los que no estamos acostumbrados.

N-330 atravesando el pueblo de Libros
N-330 atravesando el pueblo de Libros
Libros a la vera del río Turia

Llegamos a Villel antes de la hora de comer. El pueblo, al igual que Libros, lo riega el rio Turia. 

Villel conserva su castillo templario parcialmente en ruinas y, sobre todo, su torre del homenaje. Pertenecía a los Aben Razin, de Albarracín, y fue ocupado por El Cid camino de Valencia.

Nos alojamos en La antigua fonda de Villel, un establecimiento familiar, limpio, con precios moderados y con unos dueños simpáticos y muy amables que se preocuparon en todo momento de atendernos y buscar cobijo para nuestra moto.

En verdad no tienen parking pero nos dejó hueco en una cochera que tienen de trastero justo enfrente para guardar la moto. La cochera entre trastos y plumas de animales parecía más un palomar que una cochera. El dueño del local nos dijo que sólo la usaban en invierno para almacenar, a parte de los trastos, la leña para calentarse.

Cochera-Trastero del dueño de la fonda

Tras comer y descansar un poco nos dimos una vuelta por las cuatro calles del pueblo y luego hicimos una pequeña incursión a Teruel.

Hasta aquí la primera jornada de nuestro viaje. Puedes continuar con la segunda etapa pinchando aquí.

Y si te ha gustado el artículo, y te apetece, puedes compartirlo en la red.

2 comentarios sobre “Ruta Cartagena – Los Pirineos – Etapa 1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *